Entrevista a Lucia Andrade

A continuación, la entrevista que nos concedió Lucia Andrade, profesora Certificada KPJAYI, a finales de 2019 (traducida del portugués por Padmaworld). ¡Muchas gracias, Lucia, por esta oportunidad!

¿Lu, puedes hablar un poco sobre cuándo y cómo empezaste a practicar ashtanga yoga?
Empecé a practicar yoga más o menos a los 15 años de edad por recomendación médica por una lesión en la rodilla. Tuve mi primer contacto con el ashtanga yoga durante la universidad a principios del año 2000. Después de probar diferentes estilos, encontré en la práctica diaria de ashtanga una rutina de investigación de mí misma y un ejercicio práctico de espiritualidad. Y así ha sido durante estas últimas décadas.
Muchas personas que empiezan a practicar ashtanga se sorprenden con el esfuerzo que este exige; y automáticamente, concluyen que se trata de una práctica muy física. ¿Puedes comentar esto, por favor, y hablar un poco de los efectos internos de esta practica?
Durante la práctica de asanas entramos en contacto con diferentes pensamientos, nos conocemos mejor y tenemos la libertad de eligir como vamos a reaccionar a los eventos de la vida. Lo que diferencia el yoga de otras prácticas corporales es el foco en la respiración. Si observamos como está nuestra respiración en emociones diversas, como ansiedad, depresión, felicidad y otras, podemos constatar como una afecta el otro. Así utilizamos la respiración para llegar a un estado de calma y contentamiento. Sincronizando la respiración y el movimiento creamos más espacios internos, ampliamos los pulmones y la respiración se vuelve más profunda. Trabajamos el sistema nervioso en la práctica de asanas, fortaleciendo y estirando nuestra mente para experimentar la vida plena que tenemos derecho. Con un cuerpo sedentario o enfermo es más difícil mantener una mente concentrada y clara. Por eso antes de todo empezamos con nuestro cuerpo, que es nuestro templo.
¿Qué aconsejas para que podamos ser disciplinados y al mismo tiempo relajados practicar regularmente esta rutina de asanas?
Encontrar el sentido, la intención que nos hace practicar y llevar estas enseñanzas para nuestra vida. Al constatar como nos ayuda en las adversidades del día a día, encontramos el entusiasmo necesario para mantener la disciplina del sadhana, el camino espiritual. Yoga es excelencia en acción, no solamente en las posturas pero principalmente en nuestras relaciones. La devoción es un aspecto muy importante. Ver en nuestra practica un momento de comunión con lo divino nos trae un propósito más grande. El esfuerzo, tapas, para ser equilibrado necesita de la entrega pranidhana a la grande Alma Ishwara. Poner la misma cantidad de esfuerzo y amor en aquello que se hace.
¿Puedes comentar los eventuales obstáculos que pueden aparecer durante la práctica, como cansancio, falta de motivación, dolor... y cómo tratarlos?
Usando la ciencia del yoga en la práctica podemos recibir cualquier obstáculo como un gran maestro, que nos enseña a ser más compasivos y nos da herramientas para ayudar a otras personas en la misma situación. Los yoga sutras de Patanjali nos enseñan que los obstáculos son rebasados con ayuda de una práctica dedicada, ininterrumpida y durante un largo periodo de tiempo. Por eso hay que ser paciente en estos momentos y tener la confianza de seguir adelante, no dejándose abatir o engañar por las pequeñas piedras y tesoros del camino. Diferenciar lo permanente de lo transitorio es otra gran enseñanza del yoga, todo se está transformando y por lo tanto es transitorio, lo único que no se transforma y es permanente es el alma, el espíritu. El camino es hacia dentro y cuando no estamos atentos nuestro cuerpo nos trae de vuelta esta atención. Sharathji nos contó que en el año nuevo indio se ofrece una cesta con hojas de neem (un árbol amargoso con propiedades medicinales) y un trozo de jaggery (azúcar marrón) para recordar que en la vida tenemos los dos, lo dulce y lo amargo, debemos recibirlo todo con ecuanimidad. Aceptando con buen corazón lo que la vida nos trae y trabajando la constancia y la consistencia en la práctica, en los momentos fáciles y difíciles, así vamos poco a poco dejando los obstáculos atrás.
¿Puedes explicar a los que están empezando, según tu punto de vista, la razón por la que practicar ashtanga yoga? ¿Por qué practicar yoga?
El ashtanga yoga es una tradición milenaria, pasada de generación en generación. Las cuestiones humanas siguen las mismas desde el tiempo de Patanjali, unos 2500 años atrás. El método del ashtanga yoga consiste en ocho pasos para llegar a la verdadera libertad. Empezamos con los yamas y niyamas que son normas sociales y disciplina interna para la buena relación del aspirante consigo mismo y con su entorno. Después vienen los asanas que nos ayudan a mantener un cuerpo erecto y sano. Para entonces llegar la coordinación y regulación del prana, nuestra energía vital, el que trae los sentidos hacia dentro y así tener el foco y la concentración necesaria para meditar y probar el verdadero sentido de unión.
¿Puedes concluir hablando sobre los cambios que has experimentado en tu vida, después de tantos años practicando yoga? ¿Y cuál es la importancia de tener un profesor y una comunidad de apoyo?
Siento la práctica de yoga como una terapia no verbal. Me ayudó a resolver cuestiones y curar heridas que ni sabia que existían. A través de la práctica diaria conseguí entender que existe un espacio antes de cada acción y es en él que podemos decidir, es donde está nuestra autonomía y libertad de ser la mejor versión de nosotros mismos. La calidad de las relaciones que tenemos con las personas viene de la calidad de la relación que tenemos con nosotros mismos. Es necesario ser feliz para hacer otro feliz. Cuidarse para poder cuidar. Y tener personas a nuestro alrededor con el mismo estilo y objetivo de vida nos ayuda a percibir que las dificultades y desafíos forman parte de la vida y tener la inspiración para seguir. En la India se dice que el profesor llega cuando el alumno está preparado. Me siento muy grata por todos los profesores que tuve y que siguen inspirándome en este camino.
Vuelve al evento